9.04.2012


El director del Festiclown, Iván Prado, emprende hoy (30 de agosto de 2012) un viaje a los territorios palestinos para proseguir con las gestiones necesarias que permitan realizar una nueva edición de Festiclown Palestina en 2013. "El éxito cosechado por el I Festiclown Palestina (Septiembre 2011) han generado increíbles expectativas y enormes ilusiones para una nueva edición en 2013", aseguran los responsables de esta iniciativa.


Iván Prado, portavoz de Pallasos en Rebeldía (colectivo organizador del Festiclown Palestina 2011) y director del evento, parte mañana jueves 30 de agosto hacia tierras palestinas. El viaje que Iván Prado comienza mañana tiene por objetivo continuar el trabajo de organización y preparación de una nueva edición del Festiclown Palestina para el próximo año 2013: entrevistas con la Agencia Española de Cooperación Internacional y Desarrollo (AECID) así como con autoridades del Ministerio de Cultura de la Autoridad Palestina son el motivo principal del viaje de Iván Prado y su acompañante, que esperan fructifiquen y permitan la reedición del que es, posiblemente, el festival de payasos más comprometido del mundo. La I Edición del Festiclown Palestina: El 1 de Septiembre del 2011 daba comienzo la 1ª edición del Festiclown Palestina con la participación de 40 artistas internacionales de la talla del italo-americano Leo Bassi o del estadounidense Patch Adams, así como otros muchos artistas y compañías de 10 nacionalidades diferentes. El paso del Festiclown por Nablus, Jerusalén y Ramallah durante los 15 días de festival fueron una experiencia única tanto para el equipo humano del Festiclown como para los miles de personas que asistieron a infinidad de actuaciones, galas, talleres de formación, pasacalles, etc. Hospitales, teatros y auditorios, campos de refugiados, escuelas, plazas y calles han sido los escenarios donde se ha llevado a cabo el 1º festival de payasos que ha tenido lugar en los territorios ocupados palestinos y, más aún, el 1º festival de payasos que se ha realizado en un país árabe.

El trabajo de Pallasos en Rebeldía en Palestina comenzó a desarrollars en 2004 y desde entonces se han desarrollado varias caravanas de payasos con actuaciones, talleres de risoterapia y clown, malabares y acrobacias, entre otros, que constituyen "parte del trabajo que venimos realizando en los territorios palestinos. Fué en septiembre de 2011 cuando hemos podido hacer realidad el 1º festival de payasos del mundo árabe, el Festiclown Palestina, durante 15 días y con 40 personas desplazadas a las 3 ciudades donde tuvo lugar: Nablus, Jerusalem y Ramallah.

Fuente: 
ArtezBlai
 
"Agua, dolor y esperanza" es la primera crónica que nos llega desde Birzeit (Palestina) donde Iván Prado está dirigiendo el nuevo espectáculo del Palestinian Circus School - Un año después del I Festiclown Palestina caminamos hacia el Festiclown Palestina 2013!!!
PRIMERA CRÓNICA: AGUA, DOLOR Y ESPERANZA

Dirigir creaciones de circo más que una dirección teatral es un acompañamiento, piel con piel, de los procesos que los artistas viven con sus emociones y la maquinaria utópica que abordan. Más que imponer es participar de una relación triangular entre la técnica, el cuerpo y la realidad soñada.
Pero en Palestina se vuelve todavía más difícil la tarea de transitar la nada más profunda en esta geografía de dolor y esperanza.

Llevamos dos días de ensayos llenos de búsqueda y poesía, en los que este cuarteto de héroes de lo imposible han tenido que romper muchos muros invisibles, salvando docenas de lugares oscuros de su propias biografías.

Hablar, aunque sea metafóricamente, del agua en un país ocupado por una potencia militar despiadada se convierte en un hermoso canto a la vida, en un ejercicio de humanidad florida.

En Gaza la población tiene que sobrevivir bebiendo el agua intencionadamente contaminada por el ejercito israelí, en Cisjordania cientos de pueblos tienen acceso a este preciado bien un día a la semana, en Yenín tienen prohibido la creación de pozos a uno de los acuíferos mas ricos de todo el país, mientras que en otros lugares se ven obligados a regar sus campos con los residuos que los asentamientos judíos vierten sobre los primeros pobladores que habitaron esta región del mundo.

Israel roba el agua de los palestinos para poder consumir setenta veces más que éstos, haciéndoles comprarles el mismo agua que antes de la ocupación les pertenecía.

Agua, aquí, es sinónimo de secuestro, extorsión y terror, así que cuando un grupo de jóvenes circenses se plantean contar su historia, miedo, impotencia y búsqueda de la justicia se mezclan con mástiles chinos, malabares y cuerdas fijas, metáforas armadas de una realidad impuesta.

Trabajamos diez horas diarias, contra reloj y contra barbarie, para levantar nuestra propia bandera de libertad, desenterrando y desterrando heridas que arrastran desde hace décadas. Hombres y mujeres que abrazan la vida con tanta fuerza que ni siquiera los muros y las alambradas pueden cercar.

Cuatro mochilas cargadas de piedras, cuatro fogonazos de amor, cuatro corazones que brillan con luz propia, y un payaso rebelde se enfrentan a campos de  minas plagados de vergüenzas y de ilusiones por construir.

Acaban los ensayos y siempre hay espacio para un té, unas risas, unos abrazos descarnados... Y sobre todo para la esperanza, que como la enredadera salvaje lucha por buscar la luz y tocar las conciencias de las buena gentes que algún día, mas pronto que tarde accionaran la palanca de la historia para mover este mundo -un puerto nuevo de justicia y dignidad-.

Ivan prado. Birzeit, 2 de septiembre, 2012.