10.13.2012

En busca del esplendor del Circ

Las obras en la calle Tinquet Vell permitirán una mejor comprensión del monumento romano. Todo parece indicar que durante la intervención se encontrará con ocupación del siglo XIV

COMPARTIR   Compartir en Facebook  Compartir en Twitter  delicious  digg  technorati  yahoo  meneame
MAR CIRERA | 01/10/2012 17:13
El Circ Romà de Tarragona, uno de los más importantes a nivel de conservación, va ganando notoriedad y comprensión visual a medida que van realizando distintos trabajos en las calles adyacientes. Primero fue la calle de l’Enrajolat y a medianos de octubre las intervenciones continuarán en la calle del Trinquell Vell. Serán dos proyectos que se integrarán en uno solo, y es que el arquitecto redactor y director factultativo de la obra, Carles Brull es el mismo. Ésta es una de las filosofías, así como conseguir que el conjunto del Circ  sea más didáctico. Una vez más la arqueología y las necesidades de nuestro tiempo actual irán de la mano.
La calle del Trinquet Vell se transformará y pasará a ser peatonal. «Se reurbanizará la calle y se instalará un nuevo pavimiento entre otras medidas», explica Imma Teixell, arqueóloga municipal.
«Otra de las intervenciones están realizacionadas con nuevos servicios en las instalaciones de la luz y el alcantarillado, así como todos los cables que actualmente cuelgan de las fachadas se soterrarán», explica Raul Hernández, técnico del PIPA.
Calle peatonal
El Trinquet Vell pasará a ser una vía peatonal. «Colocaremos un único pavimento de ‘pedra tipus mèdol’, como el que hay en la Plaça de la Font, o en la calle de l’Enrajolat», añade Hernández.
Otra de las novedades será que finalmente se retirará lavalla antiestética que recorre buena parte de la calle Trinquet Vell. «Se seguirá con la misma estética que en la calle de l’Enrajolat y con la misma baranda», añade Teixell.
«También se recueperarán las escaleras entre la calle de l’Enrajolat y la Baixada de la Peixateria», explica la arqueóloga municipal.  «Finalmente, se intalará un pasillo a cota de arena del Circ que permetirá una nueva mejor visualización del Circ», añade.
Una excavación complicada
A medida que se los técnicos realizan  las instalaciones de los  servicios, los arqueólogos  irán trabajando. Abrirán por fases. «Esta excavación es complicada por varias razones, sobretodo porque la calle es estrecha», explica Teixell. «Todo parece indicar que en la cota de un metro bajo tierra ya nos encontraremos con ocupación del siglo XIV», añade Teixell.
Esto augura algún hallazgo en arqueología medieval, así como  restos de la arena del circo y quizá alguna sorpresa tardoromana.