4.08.2012

FEM HISTORIA Circo y teatro contemporáneos en Cataluña Mercè Saumell

Este texto está bajo una licencia de Creative Commons

Artea. Investigación y creación escénica. www.arte-a.org. artea@arte-a.org

Circo y teatro contemporáneos en Cataluña

Mercè Saumell

El neocirco o circo contemporáneo es un teatro de imágenes. Porque en este

circo contemporáneo, la proeza no proviene solamente de la técnica virtuosa, sino

de la posibilidad nacida de la intervención de diversas artes escénicas (teatro,

danza, music-hall…) que pueden desarrollarse en un mismo espectáculo, a partir de

sus propios medios, y en torno a una dramaturgia.

Este criterio de originalidad escénica, en el panorama cada vez más abierto

de las artes en vivo, ocupará el presente artículo que intentará establecer unos

puntos de contacto entre el neocirco y algunos grupos de teatro visual en Cataluña

en los últimos decenios.

Antecedentes

A inicios del siglo XX, el interés por el circo coincide con un cambio respecto

al espacio escénico tradicional: rechazo de la sala all’italiana y, especialmente, el

deseo de una mayor interactividad entre actores y espectadores. A este fenómeno

cabe añadir un cierto descrédito del texto dramático fijado previamente por el

autor.

Con las Vanguardias, el espacio circular del circo, la arena, influirá en la

arquitectura teatral. Así lo vemos en los proyectos de Laszlo Moholy-Nagy (1924),

en el Teatro Espacial ideado por Xanti Schawinski (1926) o en el Teatro Esférico de

Weininger (1926). En España, Ramón Gómez de La Serna también exalta la arena

circense en este texto de 1925: “Es esa arena una dulce arena, como esa con la

que juegan los niños con palas, cubos y carritos, una arena sobre la que les gusta a

los clowns sentarse, arrastrarse y nadar” (Gómez de la Serna, 1932).

Además, el clown y el acróbata proporcionan un nuevo tipo de actor, más

físico y menos psicologista. Así lo creen los Futuristas en Italia (Marinetti o

Bragaglia) o en Rusia, donde Maiakovski escribe el papel protagonista de La chinche

(1928) pensando en el clown Lazarenko. También Meyerhold toma como modelo el

circo para su teatro revolucionario. Y en el interior de la Bauhaus, Schlemmer se

inspira en el trabajo actoral del acróbata y en el uso de objetos reales surgidos del

juego interpretativo del circo.

En Francia, Jean Cocteau se inspirará en los célebres Hermanos Fratellini

para escribir el argumento del ballet Le Boeuf sur Le Toit (1920). O también es

Este texto está bajo una licencia de Creative Commons

Artea. Investigación y creación escénica. www.arte-a.org. artea@arte-a.org

conocida la preferencia de Samuel Beckett por el clown, y cómo su figura emerge

en textos tan significativos como Esperando a Godot (1949), así como destaca su

admiración por el cómico norteamericano Buster Keaton, con quien realizaría su

mediometraje Film (1964), admiración compartida, por otra parte, con Federico

García Lorca.i

Respecto a Cataluña, la afición al circo tiene una larga tradición. A inicios del

siglo XX, Barcelona fue una de las principales plazas del circuito europeo. Incluso el

conocido payaso suizo Grock (1880-1956) tomaba la reacción del público

barcelonés como referencia para sus espectáculos. También recordaremos la

existencia de un gran edificio estable para el espectáculo circense en la capital

catalana, el Olimpia (1924-1947), situado en la céntrica Ronda de Sant Pau, un

local de escenario polivalente que acogía en su interior espectáculos de circo, ópera

o incluso combates de boxeo. Tenía una capacidad para 6.000 espectadores y una

enorme pista circular.

Rescataremos igualmente la figura del crítico circense Sebastià Gasch (1897-1980)

quien, conjuntamente con el ensayista Lluís Montanyà y el pintor Salvador Dalí,

escribió en 1928 la famosa proclama antiartística El Manifest Groc donde se

defendía el circo y el music-hall frente al teatro de Ángel Guimerá.ii

Neocirco

Rompiendo con la idea tradicional de circo, popularizada a través de las

superproducciones de Holywood y de los shows televisivos, el neocirco es un

fenómeno europeo que, con epicentro en Francia, renueva el género circense y lo

acerca al espectáculo teatral y al concierto de rock.

La presencia de técnicas habituales del circo (trapecio, clowns, acróbatas…)

se mantiene pero ya no justifica por sí misma la existencia del espectáculo en el

circo contemporáneo. A aquellas se añaden, pues, la importancia de la música y del

ritmo como ejes conductores. Otros protagonistas son la creatividad respecto a la

imagen escénica, la provocación estética, el movimiento coreografiado, el vestuario

innovador, la importancia del diseño de luces… todos se convierten en elementos

indispensables para el espectáculo de neocirco.

También el público es otro: frente a la familia reunida del circo tradicional,

este nuevo concepto de circo se dirige especialmente a un espectador joven,

urbano y profesionalmente activo. Un espectador que este circo contemporáneo

comparte con el concierto musical y el espectáculo teatral alternativo.

Este texto está bajo una licencia de Creative Commons

Artea. Investigación y creación escénica. www.arte-a.org. artea@arte-a.org

A inicios de los setenta, París ve nacer grupos que trabajan de forma

iconoclasta con la magia del circo como Le Grand Magic Circus (1965) de Jeôme

Savary, le Cirque Imaginaire (1971) de Victoria Chaplin y Jean-Baptiste Thierrée,

Le Cirque Amour (1973)… Suelen ser formaciones que trabajan sin animales y que

se alimentan de artistas que provienen del teatro y la danza: para ellos, el circo se

convierte en un vasto campo de experimentación.

En 1979, el mismo año en el que surgen La Fura dels Baus o Sémola Teatre,

aparece en tierras francesas Le Cirque Aligre cuyos espectáculos, en los que ya

participa Bartabas, se fundamentan en la agresión simulada y la provocación. La

influencia de este circo transgresor en Cataluña queda patente en las palabras de

Àlex Ollé, uno de los miembros de La Fura dels Baus: “La revelación de aquellos

años fue el Cirque Aligre, como opción estética y, hasta cierto punto, también

conceptual. Eran desagradables, violentos, nada inocentes y, además, perseguían

al público…”. (Ollé, 2004: 21). Después, en 1984, surgen dos nuevos grupos: el

poético Cirque Plume y, por otro lado, Bartabas funda su célebre Zíngaro, un circo

ecuestre y revolucionario.

En aquel mismo año, 1984, la ciudad de Montpellier acoge una nueva

compañía, Archaos, que bajo la dirección de Pierrot Bidon, une circo y estética

urbana. En sus propuestas, la tecnología, con frecuencia bajo la forma de máquinas

feroces (grúas, excavadoras, sierras automáticas…) sustituyen a las legendarias

fieras, a tigres y leones, en su crueldad y ferocidad. En un espectáculo como Metal

Clown (1991), de Archaos, encontramos, por ejemplo, muchas imágenes

homologables a las de la primera época de La Fura dels Baus, como la destrucción

de chasis de coches, la presencia de cabinas telefónicas de desguace, motos en

acción sobre el escenario…

En estas propuestas, la emoción que produce la sorpresa no procede

solamente del riesgo sino de una estrecha complicidad con el espectador. La

complicidad aumenta en detrimento del virtuosismo.

Otro factor a destacar es el alejamiento de estos grupos respecto a la arena

circense, a su clásica rigidez. Optan por los espacios abiertos, plazas y calles. Este

circo contemporáneo se apodera de la calle, ávido de un contacto más cercano con

el espectador.

En los ochenta y noventa, Francia ofrece una segunda generación de grupos

tales como Cirque Baroque (1980), Royal de Luxe (1980), Generik Vapeur (1983),

Malabar (1989), Cirque du Docteur Paradi (1990), Les Arts Sauts (1993)… Pero el

fenómeno no sólo es francés. Encontramos compañías afines en Gran Bretaña

Este texto está bajo una licencia de Creative Commons

Artea. Investigación y creación escénica. www.arte-a.org. artea@arte-a.org

(Footsbarn Travelling Theatre (1971), Circus Burlesque…), Holanda (Dogtroep

(1975), Alemania (Gosh), Chile (Teatro del Silencio), Argentina (De la Guarda

(1992)), Australia (Circus Oz), Suecia (Cirkus Circor) y, especialmente, en el

Canadá francófono. En efecto, Québec es hoy por hoy una de las mayores potencias

exportadoras de neocirco a través de la poderosa compañía Le Cirque du Soleil

(1982), junto a otras formaciones como Ómnibus (1988) o Cirque Éloize (1993), y

de la prestigiosa Escuela Nacional de Circo de Montreal.iii

Pero también cabe destacar la importancia internacional del neocirco

catalán, una presencia reflejada en el comentario que el historiador del circo Pascal

Jacob le dedica en su libro Le Cirque:

La Catalogne propose par exemple le Circ Cric, fondé en 1979 par Xavier

Fàbregas avec des gens de théâtre et qui rassemblera la plupart des

artistes des futures troupes alternatives. Dirigé ensuite par Tortell

Poltrona, il mue en Circ Crac et se couvre d’un chapiteau pour deux saisons

en 1981 et 1982. Il voyage alors avec une troupe de quarante personnes,

des chevaux et…un lion. C’est dans le sillage du Circ Crac que va se

développer le nouveau cirque catalan à partir des années quatre-vingt. Les

compagnies se mutiplient à l’image du Cirque Sémola, rapidement

rebaptisé en Théâtre Sémola, et surtout de La Fura dels Baus qui mêle

étroitement dans ses premiers spectacles une violence extrême et une

recherche esthétique acérée dans la mise en scène de prouesses

circassiennes”. (Jacob, 1992: 114).

Neocirco y teatro en Cataluña

Centrándonos en las últimas décadas cabe recordar que, en 1975, el año de

la muerte de Franco, Cataluña vive un momento de explosión de teatro de calle y

de grupos de animación nacidos de la estela de Comediants (1972). En 1976,

Jaume Mateu (Totell Poltrona) y Claret Papiol forman el dúo de payasos Germans

Poltrona. También en aquella época nacerían la pareja de malabaristas y

monociclistas Boni & Caroli. En tercer lugar, en 1976, se creó el Premio Sebastià

Gasch, en homenaje al historiador del circo anteriormente citado, dedicado a las

propuestas de Circo y de Music-Hall y concedidos por el FAD (Fomento de las Artes

Decorativas).iv 1

Pero también compañías como Sémola, La Fura dels Baus o Zotal Teatre,

afianzadas a inicios de los ochenta, derivan de una estética paracircense. En su

trayectoria, podemos observar la voluntad de crear un diálogo entre viarias artes

escénicas (teatro, circo, performance…) buscando sus puntos de fricción y reciclaje.

Precisamente, la originalidad de sus propuestas , con frecuencia transgresoras,

radicaba en la capacidad de explotar y transformar estos referentes circenses

dando forma a espectáculos de identidad inédita, de una impureza fascinante. En

Este texto está bajo una licencia de Creative Commons

Artea. Investigación y creación escénica. www.arte-a.org. artea@arte-a.org

este sentido, es muy interesante comparar el espacio escénico de Suz/o/Suz (1985)

de La Fura dels Baus, con sus cuatro torres metálicas, y la propuesta espacial de

Volátil (1989), de Circ Perillós, de una similitud sorprendente.

Esta interrelación entre circo y teatro contemporáneos presenta una gran

variedad en Cataluña que va, según las compañías, de la evocación lírica (Apoteòsic

Sarau, 1976, y Alé, 1984, de Comediants, por ejemplo), a la provocación de tintes

punkies (Accions, 1984, o Suz/o/Suz, 1985), de La Fura dels Baus) o al preciosismo

formal de In Concert (1988), de Sémola Teatre, o de Bi (2002), el espectáculo de

Comediants realizado con la colaboración de acróbatas de la Ópera de Pekín. 2

Como curiosidad, Zotal Teatrev ha sido uno de los pocos grupos que siguió

con la idea de un circo de cámara con animales. En su espectáculo Zombi (1988),

sin ir más lejos, trabajaban con un perro, una serpiente y una tortuga mecánica. La

manipulación de objetos (mesa, silla, monitor de televisión), por otra parte, estaba

igualmente tratada en aquel espectáculo como símil de un amaestramiento de

animales. 3

Contemporáneamente a la trayectoria de estos grupos, el poeta, dramaturgo

y artista plástico Joan Brossa impulsa una clara renovación del music-hall en la

llamada época canalla : los inicios de los ochenta en Barcelona. Una época canallavi

que corresponde a la época del pintor Ocaña, del primer Mariscal y del local La

Cúpula Venus, situado al final de Las Rambas . Precisamente, en La Cúpula Venus

actuaron figuras como el ilusionista Hausson, la striper Crhista Leem, el fakir

Kirman, el mago de las burbujas Pep Bou o los actores/showman Manel Barceló y

Pepe Rubianes, iconos habituales de aquel movimiento.

Circ Cric – Circ Crac

Auténtico pionero del circo contemporáneo en España, Tortell Poltrona crea

en 1978 el Circ Cric bajo los auspicios del crítico Xavier Fàbregas, del legendario

payaso Charlie Rivel (Josep Andreu)vii, del pintor Joan Miró y del poeta Joan

Brossa.viii La vida del Circ Cric será efímera, morirá en 1983, pero su breve

existencia significa el nacimiento de un nuevo circo catalán, un circo muy

teatralizado, con una dramaturgia elaborada que ejerce de hilo conductor de las

producciones, sin animales.

Mucho después, en 1995, el mismo Tortell Poltrona creará el Centre de

Recerca de les Arts del Circ/Centro de Investigación de las Artes del Circo (CRAC).

Este nuevo Circ Crac tiene su sede en Sant Esteve de Palautordera, en el parque

natural del Montseny, y además de la creación de espectáculos (La gran Reprís,

Este texto está bajo una licencia de Creative Commons

Artea. Investigación y creación escénica. www.arte-a.org. artea@arte-a.org

1995; Rumbaquetumba, 1996; Somnis, Miratges i Mentides, 1997; Tot esperant

Godot, 1999) , realiza una labor de difusión de las artes circenses entre los

escolares y en su carpa, con capacidad para 980 espectadores, se programan

espectáculos de circo u otros (por ejemplo, los recitales del cantautor Albert Pla).

Recordemos que en 1993, Tortell Poltrona crea en España la ONG Pallassos

sense Fronteres (Payasos sin Fronteras), de ámbito internacional y de carácter

humanitario que hasta ahora ha actuado en campos de refugiados en países como

Palestina, Colombia, Sáhara, Brasil, Bosnia o Nepal.ix

Últimas noticias

1984 es un año de referencia para el circo catalán, con la creación del

Festival Internacional de Pallassos de Cornellà ( Memorial Charlie Rivel), en la zona

metropolitana de Barcelona, y La Feria de Circo de La Bisbal (Girona).

Es cierto que la inexistencia de una escuela oficial y reglada de circo en

Cataluña ha revertido en la ausencia de ciertas especialidades circenses como las

acrobacias aéreas, antipodistas, números de fuerza, doma de fieras o las

habilidades ecuestres. Sin embargo, existe una tradición consolidada respecto a

especialidades como malabarismo (Boni & Caroli, Desastrosus Circus, Marco i Polo,

Miguel Egea); fonambulismo (Escarlata Circusx, Leonel Llerena); trapecio y

acciones aéreas ( Circ Perillós, Galindos, Fura, Pili Serrat) y, especialmente, es en

los apartados de clowns y pantomima donde encontramos una tradición importante

que cubre todas las tipologías: augustos, excéntricos, payasos musicales,

showmans, mimos cómicos… Tortell Poltrona, Claret Clown, Marceline & Silvestre,

Xàpertons, Monti & Cia., Odino Cristiani, Sobrepera, Xàpertons, Leandre, Àlex

Navarro, Pepa Plana, Merche Ochoa, Suc de ruc, Carlo-Mô, Pere Hosta, Marcel Gros,

Dr. Soler, Manel Vallès “Totó” …

Y aunque estos creadores de circo no poseen la tradición asamblearia de las

gentes de teatro, es importante señalar cómo en 1991 se crea La Asociación de

Circo de Cataluña (ACC) que agrupa a todos los profesionales del circo y una de sus

finalidades es la redacción de una Ley del Circo.

En los noventa, abundan los espectáculos de jóvenes creadores,

espectáculos de “bricolage”, con materiales de recuperación, de revival. A las

imágenes transgresoras de la década anterior, se oponen unas imágenes más

asépticas y estilizadas.

En esta línea, destaca la labor de Monti & Cia. Joan Montanyès, ex actor de

Comediants, especialista en dar un nuevo cariz a las entradas tradicionales de los

Este texto está bajo una licencia de Creative Commons

Artea. Investigación y creación escénica. www.arte-a.org. artea@arte-a.org

payasos, creó esta compañía en 1996 con sus socios Oriol Boixader y Ricard

Panadès. Su primer espectáculo fue Clàssics (1996), un montaje de pequeño

formato en el que recuperaban, con una estética casi felliniana, el mundo del clown

. Luego vinieron espectáculos como Klowns (1998), Utopista (1999 o Fools Folls

(2000), propuestas a la italiana. En noviembre de 2003, Monti & Cia. adquiere una

carpa de 650 localidades para estrenar Grottesco, un espectáculo circense en toda

regla que también pudo verse en el Fòrum de Barcelona (mayo/setiembre 2004).

Actualmente, Monti & Cia. está involucrada en el proyecto de crear un centro

cultural alrededor del circo en la Masia d’en Cabanyes, de Vilanova i La Geltrú,

donde se daría cabida tanto a la difusión como a la formación y la producción de

montajes de circo contemporáneo. Este proyecto se añade a otras iniciativas más

consolidadas en Cataluña (Viladecans, por ejemplo) que dibujan una geografía,

prometedora aunque precaria, respecto a las artes circenses.xi

Un circo contemporáneo, “antropomorfizado”, y un teatro obsesionado por el

cuerpo y el objeto. Sin duda, existe una gran complicidad entre estos nuevos

escenarios. Espectáculos de Comediants, Circ Cric, La Fura dels Baus, Sémola, Circ

Perillós, Zotal, Monti & Cia., Sémola… nos lo demuestran.

Mercè Saumell

Institut del Teatre de Barcelona

Este texto está bajo una licencia de Creative Commons

Artea. Investigación y creación escénica. www.arte-a.org. artea@arte-a.org

ii

Recordemos la obra de corte surrealista El paseo de Buster Keaton, escrita por García Lorca

en 1925.

ii

Este manifiesto es traducido al castellano por García Lorca y publicado en el segundo y

último número de la revista granadina El Gallo, en abril de 1925.

iii

En un céntrico barrio de Montreal se encuentra la llamada Ciudad del Circo, TOHU, (Cité

des Arts du Cirque) que reúne la sede central del Cirque du Soleil, La Escuela Nacional de

Circo, un Pabellón para espectáculos de circo de gran formato y una Carpa para propuestas

de tamaño medio.

iv

Desde su constitución en 1976, este premio ha sido entregado, entre otros, a Comediants,

La Fura dels Baus, La Cubana, Pepe Rubianes, Pep Bou, Espai Brossa, Pallassos sense

Fronteres, El Molino, Circ Raluy, Monti & Cia., Fira de Teatre de Tàrrega…

v

En sus orígenes, el grupo se llamaba Vittore e Gina, formado por Manel Trías, acróbata y

domador, y Elena Castelar. En 1981, el grupo toma el nombre de Zotal Teatre.

vi

Recordemos el llamado Manifiesto Canalla (1983), una contundente declaración de

principios de La Fura dels Baus.

vii

Pere Andreu Pausas, ebanista del barrio barcelonés de Hostafranchs, se enroló en el circo

del Capitano Milà a finales del siglo XIX, y dio lugar a la saga de los cinco hermanos Andreu-

Rivel: Joseph (Charlie Rivel), Paul (Polo), René, Marcel (Celito) y Roger (Rogelio).

Precisamente, Rogelio Rivel ejerció la docencia de circo en Cataluña hasta su muerte en

1999. La Escuela de Circo de Nou Barris de Barcelona (1997) se llama “Rogelio Rivel” en su

honor.

viii

El poeta Joan Brossa fue un referente conceptual para el circo contemporáneo catalán.

Además, muchos de sus textos dramáticos experimentan con referentes circenses como

Quiriquibú, estrenado con dirección de Fabià Puigserver en 1976.

ix

Desde 2002, Circ Crac tiene una gran complicidad con el Instituto Catalán de Industrias

Culturales, ICIC.

x

Escarlata Circus, formado por Bet Miralda y Jordi Aspà dirigieron las cuatro primeras

ediciones (1997-2001) del Festival de Circo Trapezi, un excelente aparador de nuevos grupos

y tendencias del circo contemporáneo.

xi

En el calendario anual, el circo tiene un papel cada vez más destacado. En enero, se

inaugura con El Festival de Invierno del Ateneu de Nou Barris de Barcelona, sigue Trapezi en

mayo (Festival Internacional de Circo de Vilanova i La Geltrú y Reus), después encontramos

el Festival Internacional de Humor “Ple de Riure” (El Masnou) en junio . En el mes de julio,

se celebran la Feria Internacional de Teatro de Animación y de Calle de Viladecans y La Feria

de Circo de La Bisbal. En agosto, destaca El Festival Internacional de Payasas en Andorra. Y

ya en noviembre, la cita es en Cornellà (Festival Internacional de Payasos).