7.26.2012

incremento del IVA en los circos


Pernas denuncia el incremento del IVA en los circos (ES)

25-07-2012 FUNTE DE LA INFORMACION WWW. INFOCIRCO.COM


Ramón Pernas contra la subida del IVA a los circos.

Nunca las soluciones son imperativas. La duda razonable, el viejo principio jesuítico está anclado en las mismas raíces de la razón, que sustentaron la ilustración y alejaron al hombre de las tinieblas. El «sí o sí» es un pobre argumento, tesis de gobernantes envueltos en el manto áureo de mayorías absolutas con su coro de economistas cantores leyendo obviedades a toro pasado en las entrañas de las ocas.
Cuadrar el círculo o encontrar la piedra filosofal no es científicamente posible, como no lo es juntar churras con merinas, o impulsar el consumo suprimiendo pagas extras e incrementando el IVA.
Yo no sé lo que hay que hacer, pero intuyo lo que no debe hacerse y paso a contar lo que a mi juicio es una arbitrariedad evitable.
En España giran, llevando la más antigua magia basada en la destreza, dos docenas de circos. Son el más humilde de los espectáculos. Acaso pueden parecer arcaicos, con gentes que llegan del pasado, de otros tiempos más ingenuos y felices, aunque para las personas que amamos el efímero y mínimo pero grandioso género artístico, ecuestre, itinerante y nómada, el circo es la puerta que abre de par en par el territorio de las fantasías y la fértil imaginación de un país de lona que anda peregrino todos los caminos de la tierra.
El circo no tiene quien le escriba, quien lo defienda y proteja, el circo desterrado a los arrabales de pueblos y ciudades proclama en los otoños la primavera y su sorpresa de payaso triste ya no logra sorprender a los niños enganchados a la cultura audiovisual y videojuguetera.
Al circo lo han herido de muerte incrementándole el IVA del 8 al 21 %. Poco, más bien casi nada, es lo que se va a recaudar por este concepto. Quebrarán muchas compañías viajeras, otras, siguiendo su atávico mandato, traspasarán las fronteras hacia otros cuarteles de invierno donde levantar su carpa multicolor y jugar mazas o adiestrar caballos lipizanos en la pista circular que representa el mundo. Es un estertor final, decretado por alguien que no ama el circo, al que de niño le daban miedo los payasos.
El circo popular, romántico y musical con la banda sonora de todas las infancias, debe calificarse de espectáculo protegido y aplicarle un IVA reducido. El circo forma parte de nuestra memoria, pasen y vean, y yo le pido al ministro Wert que reconsidere la inminente aplicación del aumento del IVA a los circos itinerantes. Es gracia que espero alcanzar, como en las instancias formales, de V. E. a quien Dios guarde muchos años.
En el circo, y en los hogares, en el trabajo que no hay, en la esperanza que mengua, la vida se nos está haciendo, como en el circense lema reiterado, un más difícil todavía.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es