11.14.2012


Los actores encerrados en el Teatro Español de Madrid piden la dimisión de Wert y Lassalle

Una veintena de actores tomó pasadas las diez de la noche del martes el Teatro Español y desplegó una pancarta desde la fachada que da a la plaza de Santa Ana en apoyo a la huelga general.
 | 14 Noviembre 2012 - 10:22 h.
Aseguran que se trata de un acto de protesta ante lo que consideran "un ataque al Estado social y al patrimonio público"
Los trabajadores de la cultura y el espectáculo encerrados en el Teatro Español de Madrid, entre ellos los actores Willy Toledo y Alberto San Juan, han pedido la dimisión del ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, y del secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle.
Una veintena de actores tomó pasadas las diez de la noche del martes el Teatro Español y desplegó una pancarta desde la fachada que da a la plaza de Santa Ana en apoyo a la huelga general.
Los trabajadores han hecho público un manifiesto en el que anuncian que mantendrán su encierro hasta la medianoche de hoy, cuando finalizará la jornada de paro, y garantizan que "no se dañará en absoluto el edificio ni las instalaciones alojadas en el mismo".
Asimismo, aseguran que se trata de un acto de protesta ante lo que consideran "un ataque al Estado social y al patrimonio público (reforma laboral, privatizaciones, recortes, austeridad, rescatar a bancos en lugar de a los ciudadanos, etc.)".
El encierro, explican en el manifiesto, forma parte "de una premisa de desobediencia civil legítima y pacífica habida cuenta de que los cauces legales no tienen efectividad ante la nula capacidad ni voluntad de negociación del Gobierno".
Advierten además de que están decididos "a dar pasos claros y contundentes en la defensa de los derechos culturales, laborales y sociales" de los ciudadanos y que el encierro de hoy sólo "es una más de las acciones" que seguirán planteando "si no se cumplen sus objetivos".
Entre estos objetivos, y además de la dimisión de Wert y Lassalle, los trabajadores exigen la paralización de la ley de reforma de la enseñanza, la reducción del 21 al 4 por ciento del IVA aplicado a los productos culturales y la paralización de los ERE planteados en las empresas públicas del sector cultural.