4.15.2013

Reus , Paris , Londres


La Generalitat abandona el Fortuny y Madico y Graells quedan cesados

El Consorci queda en manos del Ajuntament y la Diputació y sin responsables artísticos tras el cese del director general y el gerente


F. GRAS | REUS | 13/04/2013 11:43
La Generalitat de Catalunya ha formalizado su salida del Consorci del Teatre Fortuny en una reunión mantenida con el Ayuntamiento de Reus y la Diputació de Tarragona. El encuentro, que se celebró en las instalaciones del Teatre Fortuny tras ser convocado de forma urgente, contó con la presencia del conseller  de Cultura, Ferran Mascarell.
Éste sirvió para certificar que serán el Ayuntamiento de Reus y la Diputació de Tarragona los encargados de liderar el consorcio junto con el apoyo «económico e institucional de la Generalitat», rezaba el comunicado emitido al finalizar el encuentro. Esto no esconde que el nuevo modelo que se aplicará en el Consorci del Teatre Fortuny será diametralmente opuesto al actual, ya que se trabajará a través de un contrato programa de tipo plurianual.
Fruto del cambio de rumbo, en la reunión quedó patente que el Centre d’Arts Escèniques de Reus (CAER) será el principal damnificado al igual que sus actuales responsables. Así pues, el actual director artístico, Ferran Madico, y su gerente, Lluís Graells, fueron oficialmente destituidos de sus cargos al  frente del consorcio. Así lo pudo confirmar el Diari, si bien el comunicado ya deja entrever de forma clara este hecho.
Cabe recordar que la entrada de Madico se produjo con el beneplácito de la Generalitat mientras que Graells sería la persona de confianza del  concejal de Cultura, Joquim Sorio, si bien las dos instituciones consensuaron sus nombramientos. Así pues, el futuro del CAER  está por ver como termina, al igual que la faceta de producción teatral de la ciudad, que quedará limitada a las coproducciones en algunos de los espectáculos del Teatre Nacional de Catalunya (TNC). 
Otras incógnitas
El apartado que no trascendió de la reunión fue el futuro que  depara a la plantilla del Consorci del Teatre Fortuny y que el alcalde de Reus, Carles Pellicer, cifró en  su día en 18 personas. Según información recopilada por este rotativo, lo más probable es que se produzca una profunda reestructuración con varios despidos. Las otras relevantes incógnitas existentes en estos momentos son, en primer lugar, la cantidad económica que aportará la Generalitat, cuando se presentará la nueva programación de Fortuny y como quedará la participación final que antes era de la Generalitat de Catalunya ( con un 52%), la Diputació de Tarragona (con un 33%) y el Ayuntamiento de Reus (con un 15%).
En el comunicado también se pone énfasis en que «en los últimos años había quedado patente que la estructura actual del Consorci del Teatre Fortuny resultaba demasiado pesada para la toma ágil de decisiones, mostraba claras dificultades en su funcionamiento y se había convertido en un instrumento poco ágil».